7a Bienal de La Habana -  Home Noviembre 2000 - Enero 2001Home
Rafael Lozano-Hemmer - entrevista y detalles
+ zoom in. Rafael Lozano-Hemmer (montando la instalación) + zoom: click sobre fotos
Entrevista de Pat Binder y Gerhard Haupt.

Porqué decidiste traer esta obra a la Bienal de La Habana y cómo funciona?

En los últimos 4 o 5 años he estado haciendo instalaciones interactivas en espacios públicos. Este tipo de proyectos, que llamo "arquitectura relacional", normalmente implican la transformación de edificios emblemáticos usando nuevas tecnologías - por ej. proyecciones, sonido, sensores 3D, robótica. Los curadores de la Bienal habían visto algo de mi obra a través de documentación de vídeo y me propusieron hacer un trabajo en las calles, algún proyecto de transformación urbana como la que realicé en la ciudad de México para el Milenio. Aunque me hubiera encantado hacer una obra tan ambiciosa, sabía también que sería muy costoso realizar algo así. Por esa razón, diseñé una pieza muy pequeña e íntima, que fuera relativamente portátil para poder trasladarla aquí fácilmente.

Quería emplear una tecnología que tuviera un carácter ubicuo y "anti-monumental", por lo que traje 21 micro-pantallas de cristal líquido y las sujeté a las columnas que soportan al Centro Wifredo Lam. Alejo Carpentier dijo que La Habana era la ciudad de las columnas y yo estaba interesado en la idea de trabajar con este soporte arquitectónico. Las pantallas están conectadas a un laptop que tiene un programa hecho ex profeso para la instalación. Básicamente es un algoritmo que utiliza el acceso aleatorio de palabras de un diccionario para formar nuevas frases. Sabe cómo conjugar verbos, cómo utilizar adverbios, adjetivos, artículos y demás. Actualmente, por el número de palabras que tengo en el banco de datos, puede generar 16 mil millones de preguntas diferentes, que son únicas y gramaticalmente correctas. Cuando te enfrentas a algunas de ellas, son completamente absurdas como "¿Cuándo sangrarás de forma ordenada?" Y luego hay otras que pueden interpretarse como si tuvieran coherencia, como "¿Porqué nos siguen sobornando los artistas?"

La instalación presenta 33 preguntas por minuto, que es el umbral de velocidad para la lectura, de modo que la experiencia es irritante en la medida en que no deja tiempo para la reflexión, al igual que en nuestra actual cultura mediatizada. Esta irritación es incrementada por el hecho de que las pantallas emiten un sonidito en el momento de aparecer una nueva pregunta. La artista cubana Glenda León comentó que la instalación suena como el conteo de una bomba, - que es una interpretación que me gustó mucho.
 + zoom in

 + zoom in

 + zoom in

 + zoom in
Cómo se supone que la gente puede interactuar?

Hay un teclado que el público puede utilizar para añadir sus propios comentarios o preguntas e interrumpir el flujo automático.

Pero entonces por ej. la pregunta que yo inserte sería una de aquellas que pueden tener sentido en ese flujo automático o sería desarticulada por el programa?

No. Aparecerá exactamente como tú la escribiste, pero dentro de la corriente de las otras preguntas. Si escribiste algo con sentido, lo tendrá también para otras personas. Pero también la mayoría de las preguntas que hace la máquina tienen sentido de un modo u otro. Por lo que aparece un efecto interesante, que yo estaba buscando con la velocidad de las preguntas, que es la posibilidad de camuflaje. Si la gente escribe algo que es comprometido o tabú o problemático, puede ser ocultado en medio de las preguntas automáticas. El encubrimiento ocurre, porque es imposible determinar cuáles son las preguntas que han sido generadas por personas y cuáles por la computadora. Es como una prueba de Turing pero al revés.

Estoy interesado en esta especie de des-autor-ización de las palabras como fenómeno. Originalmente quería que la gente participara y que su contribución fuera presentada no sólo en las mini-pantallas sino también en Internet, en tiempo real. Lamentablemente, una conexión Internet no fue posible. De modo que el sistema está registrando todo lo que la gente está escribiendo y cuando reciba la instalación publicaré todos los textos en la red. Por supuesto que la gente que participa sabe que sus comentarios serán llevados a la red, y me intriga ver en qué medida esto puede afectar lo que dicen, en un país con acceso público a Internet inexistente. He leído algunas de las contribuciones y puedo asegurar que son muy interesantes y excéntricas.

Y pienso que seguiré realizando este tipo de obras - sobre textos automáticos - porque, como he dicho, cuestionan nuestras expectativas en relación a la tecnología. Algunas de las personas que conocí aquí en Cuba tienen una preocupación real - y por supuesto muy bien fundada - que no están recibiendo información suficiente, cosa que obviamente espero sea remediada. Sin embargo, en los países de Occidente, siento que hemos llegado a un nivel de saturación y densidad de información que nos vuelve inútiles.

Hay una historia personal detrás de esta pieza?

Sí, aunque de ninguna manera quiero hacerla sonar como si la pieza fuera el resultado natural de aquella anécdota personal, pero sí me afectó definitivamente.

Mi padre, fumador empedernido, contrajo cáncer de pulmón de pronto. Se me anunció que tenía sólo dos semanas más de vida. Cuando llegué a México ya estaba conectado a un sistema de respiración asistida en terapia intensiva. Yo no conocí realmente a mi papá - mis padres se divorciaron cuando yo era muy chico, - y había tantas cosas que yo quería preguntarle. Desgraciadamente él no podía hablar por el tubo respiratorio que salía de su boca, y estaba demasiado cansado para escribir. Así es que diseñé una tablita con un alfabeto, pensando en que podría señalar las letras y formar palabras y hablar conmigo de esa manera. Pero eso resulto tedioso y tuve que hacer una nueva versión de la tabla, esta vez con palabras, sujetos, sustantivos. Caí en la cuenta entonces: ¿Quién debería escoger esas palabras? ¿Quién debería ser el autor de esta marioneta textual? ¿Se deberían seleccionar palabras como 'muerte'? ¿Debería incluir palabras como 'miedo'? Me obsesionó la selección de palabras pero finalmente le presenté la nueva versión de la tabla. Bueno, y fallé completamente. La palabra que de hecho tenía en mente, era la palabra 'sexo.' Estaba sentado allí por semanas en un cuarto junto a otras 30 personas y lo que quería realmente era echarle mano a la enfermera! Nunca se me hubiera ocurrido en una situación así. Tenía mi propia agenda sobre lo que quería que dijera y ni se me ocurrió su verdadero deseo. Es interesante cuán falsas pueden ser nuestras proyecciones. Ahora estoy interesado en el espacio para ser minado, en el espacio para reconocer que cualquier tipo de propuesta debería dar siempre un lugar para su posible contravención.

A esa altura, ya estabas diseñando el programa de computadora?

No, esto sucedió hace seis años. El trabajo con el programa combinatorio de palabras comenzó hace como un año. Pero está relacionado, creo. Estoy convencido que hay una cierta calidad arbitraria en las palabras. Y estoy de acuerdo con la observación de que palabras y significados no están necesariamente conectados; se puede decir que flotan de alguna manera. Lo que hace real esta conexión es el cuerpo. Lo que lo hace real es la vida y la muerte.

© Entrevista, traducción, fotos:
Gerhard Haupt & Pat Binder,
Universes in Universe
Lozano-Hemmer - 1 Recorrido

© Derechos reservados

contacto  |  impressum  |  newsletter  |  búsqueda